domingo, 25 de septiembre de 2016

Guitarreo, ansiedad y desesperación.

Aprender a tocar un instrumento, siempre es tarea difícil. Tanto si es una guitarra un bajo, un batería, un piano o cualquier otro.

Si te lo quieres tomar en serio, ya no a nivel profesional sino a nivel personal y tener una evolución más que tocar cuatro acordes y supuestamente sacar todas las canciones de oido.

Seguramente ya habrás empezado a indagar, que si métodos, que si apps, que si videos de Youtube que si clases particulares ya habrás visto que información hay por todas partes y muchas veces no disponemos de suficientes recursos como para por ejemplo ir a clases particulares o estudios reglados, que sería la mejor opción si te sobra el dinero ya que cada clase suele ser como mínimo de entre 10 y 20 euros y no siempre serán buenos profesores incluso pueden liarte más de lo que ya lo estas.

Ayer me paso una de estas situaciones que llegan al extremo y no entiendes como algo sencillo no te sale. Acabo de empezar un método y justo primer ejercicio en principio algo sencillo, solo acordes y tu dedo confiado empiezas a leer y la cosa sigue pareciendo fácil, llegas a la tablatura y aquí es donde se complica son corcheas todo con movimientos hacía abajo, por lo que si estas tocando en un tempo de 80, tu mano estará en realidad tocando a 160. La siguiente dificultad es que aún siendo acordes muy sencillos E,A,D y B estos se tocan con una digitación diferente.

Empece a practicar a las 13 horas aproximadamente, y no había manera no me podía creer lo difícil que se me hacía, teniendo en cuenta que llevo algunos años tocando. Al final desistí y fui a comer. My cabeza no paraba aún sin guitarra, mi cabeza seguía practicando y después volví a probar. La cosa había mejorado y ya fui a la forma habitual y correcta de practicar una vez dominaba los acordes.

Cuando te encuentras en está situación lo mejor es coger el metrónomo y empezar a muy baja velocidad asegurando llevar un tempo perfecto. Empezar en un tempo de 40 y ir avanzando de 10 en 10 hasta 120 es una buena manera de conseguir nuestro objetivo.

Finalmente para acabar, no te rindas se constante y si un día no sale sigue hasta lograrlo. Quizás mientes algo que está por encima de tu nivel, no importa confórmate con tocarlo a poca velocidad y poco a poco cada vez mas rápido, la satisfacción que recibirás al lograr tu objetivo, será mucho mejor que todos esos ratos en los que partirías tu guitarra en 2.

Así que ánimo porque no hay nada imposible, solo se trata de encontrar la forma de lograrlo.

Comenta tu experiencia y compártela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario